VIAJE A NÁPOLES Y POMPEYA CON NIÑOS. LLEGADA Y PRIMER DÍA EN LA CIUDAD

Nápoles
Nápoles

Primer día en Nápoles

Tandem Ragù, Via dei Tribunali, Spaccanapoli, Napoli Sotterranea, Starita


Por fin había llegado el día y empezaba nuestro viaje de 4 días a Nápoles y Pompeya. Nuestro vuelo salía de Barcelona a las 9:30 de la mañana desde la Terminal 2C del Aeropuerto del Prat y llegó puntualmente a las 11:30 al Aeropuerto de Napoli-Capodichino donde nos esperaba Salvatore, el taxista que nos había enviado la propietaria del apartamento donde nos alojaríamos.

Una primera consideración al llegar al aeropuerto y tomar el taxi fue que las normas y las leyes son un poco más relativas en Nápoles que en Barcelona. Es decir, las sillitas de coche para niños, los cinturones de seguridad, los pasos de peatones, los carriles de las carreteras o los semáforos son “orientativos”, digamos que no siempre se cumplen las indicaciones o las normas viarias establecidas. En cuanto al tráfico en general, es cierto que es bastante más caótico que el que puede haber en ciudades como Barcelona o Madrid, pero nosotros nos esperábamos que fuera peor. De hecho, sí que hay una gran cantidad de motos en toda la ciudad que van por donde pueden y por donde quieren, pero a diferencia de, por ejemplo Barcelona, prácticamente no vimos ni bicis ni patinetes eléctricos ni otros vehículos de este tipo.

Llegamos al apartamento sin problema sobre las 12 del mediodía y después de instalarnos y de que Bruna nos explicara cuatro cosas sobre la casa y sobre la ciudad salimos en dirección al restaurante que habíamos reservado unos días antes por correo electrónico. Como calculábamos llegar justo a la hora de comer, decidimos hacer una reserva para asegurarnos el sitio y no tener que dar muchas vueltas después de una mañana cansada de viaje. Siguiendo varias recomendaciones reservamos mesa en el pequeño restaurante Tandem Ragù que, como su nombre indica, está especializado en Ragú, una salsa tradicional napolitana a base de tomate, sofrito con verduras, carne de buey y jamón. El restaurante Tandem tiene cinco sucursales en la ciudad y nosotros reservamos en la que está en el centro histórico, en Via Paladino 51.

Tandem Ragù
Tandem Ragù


Íbamos con bastante hambre después de la mañana de viaje y nos pusimos las botas comiendo, pedimos Spaghetti al Ragù (2 platos), Rigatoni al Ragù, Gnocchi con Ragù e Provola, Scialiatelli freschi con Ragù e Ricotta y Polpette al Ragù. Los seis platos que nos pedimos más el agua, pan, vino y cubierto nos costaron 74 euros, y la verdad es que lo disfrutamos mucho, los niños especialmente, y lo recomendaríamos sin duda. Hay que tener en cuenta que en Nápoles la mayoría de restaurantes te cobran por “cubierto”, entre uno y dos euros por persona aproximadamente. Para los otros días del viaje, teniendo en cuenta que las pizzerías más conocidas no se podían reservar, decidimos improvisar y no reservar nada más.

Polpette al Ragù
Polpette al Ragù

Gnocchi con Ragù e Provola
Gnocchi con Ragù e Provola

Rigatoni al Ragù
Rigatoni al Ragù


Después de comer salimos a pasear por la zona del Centro histórico de Nápoles, que básicamente son las calles peatonales (que no significa que no circulen vehículos) que hay alrededor de Via dei Tribunali y de Spaccanapoli, una de las calles más emblemáticas de Nápoles que divide el centro histórico norte del centro histórico sur. Caminando nos acercamos hasta uno de los sitios que queríamos visitar con los niños y que nos habían recomendado varias personas, Napoli Sotterranea, cuya entrada está en la misma Via dei Tribunali. Casualmente nos dijeron que estaba a punto de empezar una visita guiada en español, así que aprovechamos que ya estábamos ahí y nos apuntamos. La entrada tiene un coste de 10 euros para los adultos y de 6 euros para los niños de entre 5 y 10 años Es una visita muy entretenida al subsuelo de la ciudad que se remonta a la época en que los griegos extraían piedra para construcciones y que después fue reutilizado por los romanos para instalar depósitos de agua, sirvió como refugio de los bombardeos durante la Segunda guerra mundial y acabó siendo un vertedero para la gente de Nápoles. La visita, que acabó durando más de una hora y media, finaliza en una casa cercana donde se puede ver como la ciudad se ha comido y ha reutilizado algunas de las construcciones de la época romana.

Napoli Sotterranea
Napoli Sotterranea

Napoli Sotterranea
Napoli Sotterranea


Salimos de Napoli Sotterranea que eran casi las 6 de la tarde y ya empezábamos a estar bastante cansados. El día había empezado muy temprano y nos empezaba a pasar factura, así que acabamos de dar una vuelta por el Centro histórico y nos dirigimos hacia el apartamento para comprar alguna cosa de comida para el día siguiente, que queríamos ir a Pompeya y Ercolano. Por la zona del centro de Nápoles no abundan los grandes supermercados y lo que sí que se encuentra con facilidad son múltiples Salumerie, pequeños colmados donde puedes encontrar los productos básicos para casa y para comer, no acostumbra a faltar embutido y queso. Cerca de nuestra casa, en la Via Salvator Rosa, encontramos la Salumeria C.M. Alimentari y compramos algo de pan y embutidos para el día siguiente. Esa noche decidimos que nos quedaríamos a cenar en el apartamento, una de las ventajas de no estar en un hotel y de disponer de cocina y mesa para comer, además de ser una excelente opción ya que estaba lloviendo sin parar. Bruna, la propietaria de Casabriosa,  nos había dado una muy buena idea cuando nos explicó lo básico del apartamento y la tuvimos en cuenta: pedir que nos llevaran a casa unas de las mejores pizzas de la ciudad, las del restaurante Starita que, además, estaba muy cerca.

Pedimos tres pizzas: Calzone ripieno al forno, Montanara Starita y Tartufo e formaggio además de unas Fiori di zucca ripieni. Las pizzas estaban deliciosas y nos las entregaron bastante rápido y calentitas, pero lo que nos encantó todavía más fueron las flores de calabacín rellenas de ricotta: una delicia a domicilio. Acompañamos las pizzas con unas aceitunas y una ensalada de tomate y Provola que habíamos comprado en la salumeria al lado del apartamento. Un buen final para nuestro primer día en Nápoles.

Pizza Montanara Starita
Pizza Montanara Starita

Pizza Tartufo e formaggio
Pizza Tartufo e formaggio

Calzone ripieno al forno
Calzone ripieno al forno

Fiori di zucca ripieni
Fiori di zucca ripieni


Comentarios

Entradas populares